Márquez y Pedrosa, un mar de dudas

Están en vilo con la nueva Honda de MotoGP, que no acaba de responder como ellos quieren. Creen que están por detrás de Yamaha e incluso de Ducati.

Marc Márquez y Dani Pedrosa están en vilo. La moto de 2016 no acaba de arrancar como ellos querrían. Honda no da con la tecla en cuanto a la adaptación a los nuevos neumáticos Michelin, a la electrónica Magnetti Marelli común y, lo que es peor, al motor.

Ya lo avanzó Shuhei Nakamoto en marca.com: “No conseguimos que la moto de 2016 sea mejor que la de 2015. Estamos intentando hacer un motor menos agresivo“. Pero no lo logran. Fue, de nuevo, la petición expresa de ambos pilotos españoles. Ya lo hicieron en noviembre de 2014 y, luego, la montura de 2015 no se arregló. Ahora hay serio riesgo de que se repita la situación.

Más que nada porque después de los test de Jerez tanto propios como el de los probadores, se vieron las mismas deficiencias. Tanto que, luego, en la visita de cortesía, de resumen del año que organiza HRC en Japón, reiteraron sus quejas. Se supone que están en ello.

Pero los dos se temen lo peor. “Estamos en una fase en la que es difícil decir cómo estamos. Tras el test de Jerez se hicieron reajustes. En Japón vimos a los ingenieros, pero estaban ocupados analizando los datos. Los progresos deben venir ahora”, exponía Pedrosa tímidamente. Márquez era más claro: “En Jerez nos costó un poco. Se tiene que trabajar en el motor, será la clave para entenderlo todo. Hemos tenido que cambiar la configuración. A ver si el simulador…”.

Tan negro ven el panorama que hasta creen que Iannone o Dovizioso tienen más opciones en el comienzo del certamen. “Sé que será difícil llegar a las primeras carreras con todo en su sitio y al cien por cien. Ducati ya ha trabajado con esta electrónica. En Jerez fueron bastante bien. Al principio pueden dar la sorpresa y ganar carreras“, aventura Marc. Dani lo ve igual: “El principio puede ser una incógnita. Te puede sorprender todo el mundo. Puede que las cosas no estén tan ordenadas”.

Lo único que tiene claro el dúo español es dónde están los puntos a mejorar en cada aspecto. “A nivel de electrónica hay dos o tres cuestiones importantes: una: cómo configurar de cara al fin de semana; también, ver el consumo de gasolina, si hay que ajustarlo más o menos; y también ver la estrategia de cuánto aguanta un neumático. Como pilotaje, habrá que ver todo esto”, analizó el barcelonés.

Márquez, fiel a sí mismo, hace el esfuerzo para sacar un rayo de optimismo. “En pretemporada del primer día al último puede cambiar mucho. Puede empezar una fábrica dominando y cambiar al final”. Esto es, viene a admitir que Honda está por detrás de Ducati y Yamaha.

El ilerdense, con todo, tiene fijación con que el nuevo fabricante de gomas mejore su caucho de delante. “Para nosotros, es más crítico y será más difícil entender el tema de los neumáticos. Con la electrónica estás más limitado porque tienes lo que te dan, por lo que te puedes adaptar. El punto fundamental será entender el delantero de Michelin”, afirma.

Visto lo visto, Honda va a tener que ponerse las pilas con urgencia. El año pasado tiró de arsenal en cuanto a piezas en pretemporada y ni eso bastó. En Sepang, el 1 de febrero, tendremos las primeras pistas en firme.

vía marca.com